Bibliotecas y mi colección de libros

Real Academia Española

Luis Alberto Bustamante Robin; Jose Guillermo Gonzalez Cornejo; Jennifer Angelica Ponce Ponce; Francia Carolina Vera Valdes;  Carolina Ivonne Reyes Candia; Mario Alberto  Correa Manríquez; Enrique Alejandro Valenzuela Erazo; Gardo Francisco Valencia Avaria; Alvaro Gonzalo  Andaur Medina; Carla Veronica Barrientos Melendez;  Luis Alberto Cortes Aguilera; Ricardo Adolfo  Price Toro;  Julio César  Gil Saladrina; Ivette Renee Mourguet Besoain; Marcelo Andres Oyarse Reyes; Franco Gonzalez Fortunatti; Patricio Hernesto Hernández Jara;
Emblema de Academia

 Real Academia Española (RAE)​ es una institución cultural con sede en Madrid (España), que forma de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE).
Se dedica a la regularización lingüística mediante la promulgación de normativas dirigidas a fomentar la unidad idiomática entre o dentro de los diversos territorios que componen el llamado mundo hispanohablante; garantizar una norma común, en concordancia con sus estatutos fundacionales: «velar por que los cambios que experimente [...] no quiebren la esencial unidad que mantiene en todo el ámbito hispánico».

Fue fundada en 1713 por iniciativa del ilustrado Juan Manuel Fernández Pacheco, VIII marqués de Villena y duque de Escalona, a imitación de la Academia Francesa. Al año siguiente, el rey Felipe V aprobó su constitución y la colocó bajo su protección.
Las directrices lingüísticas que propone se recogen en diversas obras. Las prioritarias son el diccionario, abreviado DRAE (art. 2.º de sus estatutos), editado periódicamente veintitrés veces desde 1780 hasta hoy; y la gramática (4.º), editada entre 2009 y 2011.
Desempeña sus funciones en la sede principal, inaugurada en 1894, en la calle Felipe IV, 4, en el barrio de Los Jerónimos, y en el Centro de Estudios de la Real Academia Española y de la ASALE, en la calle Serrano 187-189, en 2007.

Fundación
Portada de la primera edición de Fundación y estatutos de la Real Academia Española (1715).

En 1711, España, a diferencia de Francia, Italia y Portugal, no tenía un gran diccionario. El núcleo inicial de la futura Academia lo formaron ese mismo año los ocho novatores que se reunían en la biblioteca del palacio madrileño de Juan Manuel Fernández Pacheco, situado en la plaza de las Descalzas Reales en Madrid.
Sede de la Real Academia Española, en el distrito de Retiro de Madrid,  en la calle Felipe IV, 4, en el barrio de Los Jerónimos. El edificio, diseñado por Miguel Aguado de la Sierra y realizado ex profeso para albergar a la Academia, fue inaugurado el 1 de abril de 1894 con asistencia de S.M. el Rey Alfonso XIII y de su madre, la Reina Regente, Dª María Cristina de Habsburgo-Lorena.

La Real Academia Española fue fundada en 1713 por iniciativa de Juan Manuel Fernández Pacheco, VIII marqués de Villena y duque de Escalona, con el propósito de «fijar las voces y vocablos de la lengua castellana en su mayor propiedad, elegancia y pureza».
 El objetivo era fijar el idioma en el estado de plenitud que había alcanzado durante el siglo XVI y que se había consolidado en el XVII. Se tomaron como modelo para su creación la Accademia della Crusca italiana (1582) y la Academia Francesa (1635). La primera sesión oficial de la nueva corporación se celebró en la propia casa del marqués de Villena el 6 de julio de 1713, acontecimiento que se registra en el libro de actas, iniciado el 3 de agosto de 1713. Su creación, con veinticuatro sillas​ fue aprobada el 3 de octubre de 1714 por Real Cédula de Felipe V, quien la acogió bajo su «amparo y Real Protección»
Esto significaba que los académicos gozaban de las preeminencias y exenciones concedidas a la servidumbre de la Casa Real.​ Tuvo su primera sede en el número 26 de la calle de Valverde, de donde se trasladó a la de Alarcón esquina a Felipe IV, su sede definitiva.

Lema

En la conciencia, según la visión de la época, de que la lengua española había llegado a un momento de suma perfección, fue propósito de la Real Academia «fijar las voces y vocablos de la lengua castellana en su mayor propiedad, elegancia y pureza». Se representó tal finalidad con un emblema formado por un crisol puesto al fuego, con la leyenda: "Limpia, fija y da esplendor". Nació, por tanto, la institución como un centro de trabajo eficaz, según decían los fundadores, «al servicio del honor de la nación».

Esta vocación de utilidad colectiva se convirtió en la principal seña de identidad de la Academia Española, diferenciándola de otras academias que habían proliferado en los siglos de oro y que estaban concebidas como meras tertulias literarias de carácter ocasional.

Afianzamiento

En 1723 se le concedieron al marqués 60 000 reales anuales para sus publicaciones. Fernando VI le permitió publicar sus obras y las de sus miembros sin censura previa.
En 1726 se publica el primer volumen del gran diccionario de la época, y en 1741 el de ortografía. Y después, una gramática.
En 1784, María Isidra de Guzmán y de la Cerda, primera mujer doctora por la Universidad de Alcalá, fue admitida como académica honoraria y, aunque pronunció su discurso de agradecimiento, no volvió a comparecer más. Se cuenta entre las primeras mujeres académicas del mundo.​ No volvió a haber otra fémina hasta la elección como académica de número de Carmen Conde en 1978.
En 1842 solicitaron un crédito de ochenta mil reales por dos años para financiar el nuevo Diccionario a José Nicasio Gallego quien era secretario de la propia Real Corporación. Mediante dicho préstamo la Academia hipotecó todos sus bienes. En 1847 se pudo saldar la hipoteca.
En 1848 la Academia reformó su organización por medio de unos nuevos estatutos, aprobados por Real Decreto. Sucesivos reales decretos (1859, 1977, 1993) aprobaron nuevas reformas.

Fundador.


Juan Manuel Fernández Pacheco y Zúñiga, por nacimiento Juan Manuel María de la Aurora Fernández Pacheco Acuña Girón y Portocarrero (Marcilla, Navarra, 7 de septiembre de 1650 - Madrid, 29 de junio de 1725), Grande de España, VIII marqués de Villena, VIII duque de Escalona, VIII conde de Xiquena, XII conde de San Esteban de Gormaz, X marqués de Moya. Fue Virrey y capitán general de los reinos de Navarra, Aragón, Cataluña, Sicilia y Nápoles. Caballero de la Orden del Toisón de Oro.

Biografía

Nació en Marcilla (Navarra) cuando su padre, Diego López Pacheco y Portugal, VII de sus títulos, iba camino de Pamplona para tomar posesión como virrey de Navarra, y fue bautizado allí mismo al día siguiente.​ Perdió a su madre con tan solo dos años, y a su padre un año después. Su tío Juan Francisco Pacheco, obispo de Cuenca, le recogió en su orfandad y le educó hasta que cumplió 14 años. En estos años tuvo muy buenos maestros, que hicieron despertar en él un ansia de saber, aplicación al estudio y gusto en adquirir libros.

Siguió cultivando su entendimiento de tal suerte que a los 26 años ya era saludado por todos como uno de los hombres más instruidos de España. Tras participar en varias batallas acabó retirado en Castilla, aplicado al estudio y a la educación de sus hijos. El rey de España le nombró en 1713 su Mayordomo mayor, siendo el jefe de su Casa, y también de la de su hijo Luis I durante su breve reinado, si bien ambos monarcas le dieron entera libertad para que se dedicase a sus estudios, siendo dicha responsabilidad ejercida de facto por el Sumiller de Corps, su pariente el conde de Altamira.

En palabras de A. Zamora Vicente, "la biografía del que había de ser primer director de la Real Academia Española fue movida y representativa. Intervino en expediciones militares de diverso signo (Hungría, Italia). Fue designado virrey de Navarra, de Aragón y de Cataluña. Con la venida de Felipe V se declaró decidido partidario de la nueva dinastía. Esta adhesión le valió el nombramiento de virrey de Nápoles, donde, por un azar mitad guerrero mitad político, fue hecho prisionero por las tropas imperiales y sufrió encarcelamiento en Gaeta. Fue restituido a España tras la victoria de Brihuega, en 1711. El rey le nombró Mayordomo mayor, eximiéndole a la vez de la continuada asistencia a su cargo, a fin de que pudiera entregarse a sus estudios con toda intensidad".

En virtud de esta concesión, fue fundador en 1713 de la Real Academia Española (RAE), a imitación de la Academia Francesa y la de Florencia, junto con varios ilustrados (nobles, clérigos y algunos altos funcionarios) que se reunían en su casa, tras una propuesta que le formuló al rey Felipe V. Es elegido su director provisional el 3 de agosto de 1713, siendo su primer director en propiedad a partir del 3 de octubre de 1714 (fecha de la Real Cédula), y perpetuo según los antiguos estatutos de la institución. Cumple dicha función hasta su fallecimiento el 29 de junio de 1725. Encargado de la organización inicial de la RAE, promovió la publicación del primer Diccionario, así como la elaboración del plan de trabajo del Diccionario de Autoridades, cuyo primer tomo no llegó a ver publicado.

Matrimonio y descendencia

El 29 de septiembre de 1674, contrajo matrimonio con María Josefa de Benavides Silva y Manrique de Lara, hija de Diego IV de Benavides y de la Cueva, VIII conde de Santisteban del Puerto y I marqués de Solera. Sus hijos fueron: Mercurio Antonio López Pacheco, IX duque de Escalona, XII marqués de Aguilar de Campoo, IX marqués de Villena, VII marqués de la Eliseda, IX conde de Xiquena, XVI conde de Castañeda y XIII conde de San Esteban de Gormaz y Marciano Fernández Pacheco, XII marqués de Moya.
Su hijo Mercurio Antonio López Pacheco y sus dos nietos por éste, Juan Pablo y Andrés López Pacheco, fueron directores perpetuos de la RAE entre 1726 y 1751, con lo que los primeros 40 años de la RAE estuvieron dirigidos por la misma casa nobiliaria de Villena-Escalona.

Escudo de Armas


No hay comentarios:

Publicar un comentario