Bibliotecas y mi colección de libros

viernes, 27 de marzo de 2015

Las flores del mal


Luis Alberto Bustamante Robin; Jose Guillermo Gonzalez Cornejo; Jennifer Angelica Ponce Ponce; Francia Carolina Vera Valdes;  Carolina Ivonne Reyes Candia; Mario Alberto  Correa Manríquez; Enrique Alejandro Valenzuela Erazo; Gardo Francisco Valencia Avaria; Alvaro Gonzalo  Andaur Medina; Carla Veronica Barrientos Melendez;  Luis Alberto Cortes Aguilera; Ricardo Adolfo  Price Toro;  Julio César  Gil Saladrina; Ivette Renee Mourguet Besoain; Marcelo Andres Oyarse Reyes; Franco Gonzalez Fortunatti; Patricio ernesto Hernández Jara;  Demetrio Protopsaltis Palma; 

Introducción 

 La obra de Baudelaire es breve y escasa, salvo los numerosos escritos de crítica de arte. Su primera obra en una novela corta, La Fanfarlo, un autorretrato como dandy; el mismo sentido autobiográfico tiene su breve texto Mi corazón al desnudo. Tradujo a Poe y escribió dos recopilaciones de prosas poéticas: Spleen de París y Pequeños poemas en prosa. En Los paraísos artificiales analiza los efectos del alcohol y el opio, sobre los que mantiene una posición ambivalente de rechazo y entusiasmo. Pero sin duda, la cima de su poesía la constituyen Las flores del mal.
fotografia

Las flores del mal recoge los poemas que Baudelaire escribió entre 1840 y 1866. Ya en 1841 Baudelaire había anunciado la publicación de un libro titulado Las lesbianas, que nunca llegó a ser publicado; luego lo anunció como Los limbos, sin que tampoco tuviese lugar su publicación y finalmente, en junio de 1857, se publica con el título de Las flores del mal (Les fleurs du mal); esta primera edición tuvo problemas con la censura, que retiró por obscenos seis poemas de contenido lésbico; en ediciones posteriores, estos poemas aparecieron bajo el título de “Los desechos”.
El título del libro constituye una metáfora y asimismo una ironía; desde muy antiguo se hacían retóricamente flores de la juventud, del amor…: eran un tópico, una constante simbólica; sin embargo, la obra de Baudelaire constituye una exaltación del mal, de su belleza, una aproximación al satanismo; el poeta parte de una cosmovisión romántica en la que el artista es un ser apartado de la sociedad burguesa y busca el camino del mal: nace así la búsqueda de la autodestrucción, el malditismo, que lo llevan a una conducta amoral (afición a la bebida, drogas, lujuria…), en la que ve asimismo un modo de inspiración. Esa ansia de evasión despierta en el autor su interés hacia los aspectos más sórdidos de la sociedad (la enfermedad, la muerte, las clases bajas, la drogas, la delincuencia…).
Ex libris

Baudelaire pretendió que la obra no se viese como una recopilación de poemas, sino que quiso hacer de él un libro con una arquitectura unitaria, con un principio y un fin, y con un orden en torno al tema de la angustia vital o spleen. La ordenación interna de los poemas no sigue un orden cronológico, sino psicológico, centrado en la trayectoria del alma del poeta, que oscila entre dos polos opuestos: la insatisfacción, la amargura y el tedio de vivir (spleen) y la aspiración hacia la propia salvación (el ideal).    
  La primera edición del libro constaba de un prólogo “Al lector” y cien poemas agrupados en cinco secciones (cinco huidas).
La obra sorprendió a sus contemporáneos por su originalidad, puesto que el realismo de sus imágenes, el feísmo incluso, la violencia, junto al clasicismo de la forma eran absolutamente novedosos. Baudelaire exalta el dandismo y crea el tópico del poema maldito rechazado por la sociedad, que se inspira en el modelo del antihéroe romántico. También defiende el simbolismo como modo de interpretación de la realidad. Su idea central es mostrar la maldad de los hombres. El poeta se entrega al vicio (la prostitución, la droga), pero solo consigue el tedio y el hastío vital (spleen), pero al mismo tiempo anhela la belleza, que trata de alcanzar mediante símbolos, una magnífica perfección formal, la riqueza de vocabulario y una refinada forma musical. Algunos han visto en el libro una especie de moral inversa: mostrar el vicio y el horror para evitarlos.

Las flores del mal sienta las bases de la poesía moderna; en él se inspirarían autores como Rimbaud, Verlaine, Mallarmé, Apollinaire, etc. Su autor supera el prosaísmo realista y la grandilocuencia romántica; es precursor de las tendencias poéticas posteriores: simbolismo, decadentismo, malditismo…, y, sobre todo, anticipa el nihilismo de la literatura contemporánea. Baudelaire es probablemente el más importante poeta del siglo XIX


fotografía

     

Reseña biográfica de autor del libro Charles Baudelaire.

Poeta, novelista y crítico de arte francés, nacido en París en 1821. Al terminar sus estudios en Paris en 1834, fue enviado a las Antillas por su padrastro quien quiso alejarlo de la vida bohemia y licenciosa que el joven llevaba.
A su regreso a Paris inició estudios de Derecho en 1840, incursionó en el ambiente literario entablando amistad  con prominentes figuras del arte, y empezó  a producir textos sobre crítica de arte y poesía.
Considerado como modelo y padre de la poesía moderna,  publicó en 1857 su máxima obra, "Las flores del mal", luego aparecieron "Pequeños poemas en prosa" y Paraísos artificiales" publicados en 1860.
La sífilis que contrajo debido a su vida desordenada, le produjo afasia y una parálisis parcial que lo condujo a la muerte en 1867.
"Curiosidades estéticas",  "El arte romántico", "Mi corazón al desnudo" y su "Epistolario" fueron publicados póstumamente.

Las flores del mal.


Las flores del mal (título original en francés: Les Fleurs du mal) es una colección de poemas de Charles Baudelaire. Considerada la obra máxima de su autor, abarca casi la totalidad de su producción poética desde 1840 hasta la fecha de su primera publicación.
Edición definitiva

La primera edición constó de 1.300 ejemplares y se llevó a cabo el 23 de junio de 1857. La segunda edición de 1861 elimina los poemas censurados, pero añade 30 nuevos. La edición definitiva será póstuma, en 1868 y, si bien no incluye los poemas prohibidos, añade algunos más.
En esta versión consta de 151 poemas. 
La carta de Charles Baudelaire a la emperatriz Eugenia, pidiéndole que interviniera para que la multa se reduce que había sido golpeado '' Las flores del mal '', 06 de noviembre 1857. Archivos Nacionales, AE / II / 1980




Las Flores del mal es considerada una de las obras más importantes de la poesía moderna, imprimiendo una estética nueva, donde la belleza y lo sublime surgen, a través del lenguaje poético, de la realidad más trivial, aspecto que ejerció una influencia considerable en poetas como Paul Verlaine, Stéphane Mallarmé o Arthur Rimbaud.

Titulo

El libro debió llamarse en principio Los limbos o Las lesbianas, pues la intención primitiva era la de escribir un libro sobre los pecados capitales; aunque Baudelaire renunció a ello siguiendo los consejos de un amigo. Dicho libro fue catalogado de inmoral ya que exaltaba el goce de la vida y de las pasiones.


A mi queridísimo y veneradísmo maestro y amigo Théophile Gautier. Aunque te ruego que apadrines Las flores del mal, no creas que ande tan descarriado ni que sea tan indigno del título de poeta como para creer que estas flores enfermizas merecen tu noble patrocinio. Ya sé que en las etéreas regiones de la verdadera poesía no existe el mal y tampoco el bien, como sé que no es imposible que este mísero diccionario de la melancolía y del crimen justifique las reacciones de la moral, del mismo modo que el blasfemo viene a reafirmar la religión. Pero en la medida de mis posibilidades, y a falta de algo mejor, he querido rendir un profundo homenaje al autor de Albertus, La comedia de la muerte y Viaje a España, al poeta impecable, al mago de la lengua francesa, de quien me declaro con tanto orgullo como humildad, el más devoto, el más respetuoso y el más envidiado de los discípulos.
Charles Baudelaire: Las flores del mal

Estructuras

A lo largo de toda la obra, Baudelaire juega sobre las correspondencias verticales y horizontales que más adelante inspirarán a otros muchos poetas, toda su obra se construye como un itinerario moral, espiritual y físico. Baudelaire divide el libro en siete partes, introducidas por el famoso poema Al lector:
 Esplín e ideal, Cuadros parisinos, El vino, Flores del mal y Rebelión, con una conclusión final: La muerte.
 Esta obsesión de que no consideraran su libro como una mera recopilación de poemas, si no como un «libro» con principio y fin, en el que todos los poemas se subordinaba general rigurosa, influirá desde poetas como Stéphane Mallarmé hasta Jorge Guillén, en su obra Aire nuestro, y dará lugar a una serie de investigaciones sobre la posible asociación numerológica o astrológica y hasta con paralelismo con la Divina comedia.
La carta de Charles Baudelaire a la emperatriz Eugenia, pidiéndole que interviniera para que la multa se reduce que había sido golpeado '' Las flores del mal '', 06 de noviembre 1857. Archivos Nacionales, AE / II / 1980
Esplín e Ideal (Spleen et idéal)

La primera parte del libro abarca los 85 primeros poemas, desde Bendición (Bénédiction) hasta El Reloj (L'horloge). El título del poema El Reloj, pertenece a la obra España de Gautier, y está ampliamente imitado por Baudelaire.

Presenta diversas formas de salvación, liberación y huida del mundo: la belleza, el arte, la poesía, la muerte y más adelante el amor y el erotismo, donde se recogen poemas dedicados a sucesivas amantes a lo largo del tiempo.
 Tras haber comprobado el fracaso de estas formas de ideal, nos encontramos con el Spleen (vocablo adoptado por la anglomanía de la época), o el hastío, el tedio ante el tiempo y su repetición.

Cuadros parisinos (Tableaux parisiens)

Desde el poema 86 Paisaje (Paysage) hasta el 103 Crepúsculo Matutino (Le crépuscule du matin). En la edición de 1857, esta parte del libro no constituía un capítulo separado, sino que era un segundo intento de huida perteneciente a Spleen e Ideal, pero a través de la ciudad de París, donde se plantea y reivindica la detestable ciudad de París -el Spleen de París- abriéndose camino a un hipotético Ideal de París.
 El poeta lo fabricó con diez textos de la primera parte y con diversos poemas editados en los periódicos entre 1857 y 1861.

Condena por la publicación del libro en 1857.

El 20 de agosto de 1857 es acusado de ultraje a la moral pública, por lo que se ve obligado a quitar seis de sus poemas. Hemos de tener en cuenta que Baudelaire, a raíz de esta condena, se decide a cultivar otro género literario que él califica «más peligroso todavía que el poema en verso», el poema en prosa, del que nacerán Los pequeños poemas en prosa, o Spleen de París.

La condena por la publicación de las Flores del mal es un caso controversial. Muchos de los poemas aparecidos en este libro ya los había publicado Baudelaire en diversos periódicos sin penalización alguna.
Pero la contradicción reside en la política ambigua contra ciertos escritores durante el gobierno de Napoleón III. En un principio la multa fue de 300 francos, reducida luego por la emperatriz a 50 francos, cuando por la publicación de los mil cien ejemplares de las Flores del Mal cobró una octava parte del precio de catálogo, o 25 céntimos (el doble que por la traducción de cinco volúmenes de Edgar Allan Poe, que hizo entre 1856 y 1865): lo que se resume a un cobro de 275 francos menos la multa inicial reducida a 50.
Además del cobro de 2500 francos -sueldo medio anual de un funcionario- de ayuda a la creación literaria, o el subsidio por enfermedad (la sífilis, de la que moriría en 1867 y que le mantendría durante su último año de vida bajo los síntomas de afasia y hemiplejía) para sufragar los gastos de la clínica en París.
Este doble papel de la autoridad quería mantener la imagen de mártir de sus literatos, sin afectarlos directamente, circunstancia ésta que no destacan sus hagiógrafos.

El decimonono poema de este libro, La Giganta (La Géante), inspiró al cineasta Philippe Ramos en su película Capitán Achab, y ayudaría a caracterizar a la ballena Moby Dick.

No hay comentarios:

Publicar un comentario